Mi nombre es Mauricio Hernández. Naci en, El Salvador. A la edad de 4 años, mis padres se mudaron a la cuidad Capital, San Salvador. Comencé mis estudios en la escuela Guadalupe a los 6 años y me gradué de dicha escuela en el Noveno grado. Mis estudios universitario los comencé en la Universidad Centro Americana(UCA), luego me traslade a la Universidad Nacional. Fue en ese tiempo que en mi colonia conocí a mi esposa quien por casualidad estaba estudiando en la misma universidad haciendo sus tesis para graduarse de administración de empresa. 

 

En el año 1994, Dios empezó a tratar con migo aun no siendo Cristiano. Empecé junto con quien era mi novia (Sonia) a buscar una iglesia donde congregarnos. Sentí una inquietud extraordinaria al pensar que necesitaba confirmación de Dios para casarme con Sonia. Esa inquietud era algo inexplicable que sin saberlo me guiaba a los caminos de Dios. Ahora me doy cuenta que todo lo que sentía en ese momento, era Dios quien ponía en mi ese sentir. Yo no era cristiano pero Dios ya me tenia en sus planes.  Aun sin conocerlo, era el quien guiaba mis pasos a sus caminos. Aun cuando en tinieblas caminaba, fue el quien cambiaba mi interior para traerme a sus pies. 

Ahora entiendo que esa inquietud, no era algo que yo sentí, era Dios quien ponía el sentir en mi. Los planes de Dios son impresionantes.Recuerdo perfectamente el Día que entregue mi vida a Dios. El 15 de Enero del 1995, mientras estaba en mi habitación, buscaba un programa en la televisión para entretenerme. Con el control en mi mano, encontré un programa donde vi a un predicador. Me detuve un segundo a escuchar lo que este hombre decía. El predicador estaba haciendo un llamado al arrepentimiento diciendo: “Donde va a pasar usted su eternidad? En el cielo o en el infierno?” . Me reí al escuchar estas palabras, y grite respondiendo su pregunta, “En el Infierno!” porque sabia cual era mi condición pecaminosa. Mas sin saberlo, no me di cuenta que al terminar de decir esas tres palabras, estaba llorando. Mi alma lloraba porque sabia que necesitaba de Dios. Al sentir que las lagrimas rodaban por mi cara, caí de rodillas instantáneamente y le pedí perdón a Dios. Segundos después estaba yo haciendo la oración de fe tal cual el predicador indicaba. La forma en que Dios me trajo a sus pies es algo inexplicable. Desde ese día, mi vida dio un cambio de 360°. Dios hiso un cambio radical en mi vida, dejando todo lo que me ataba al mundo, y entregándome por completo a El.

 

El 1995 se convirtió en un año lleno de bendiciones cuando llegue a los caminos de Dios. Ese mismo año contraje matrimonio con Sonia con quien sigo felizmente casado. También inicie como líder de células en la iglesia Misión Cristiana Elim de El Salvador. Con el tiempo, llegue a ser el supervisor de células de la iglesia y el representante de la juventud del distrito 3.

 

Por razones de los designios divinos, hice un viaje a los Estados Unidos con mi familia en el año 2000. Llegamos a el estado de Virginia donde comenzamos a congregarnos en Elim Virginia cuando la obra apenas estaba comenzando. La iglesia en Virginia tenia solamente 5 células cuando mi familia y yo nos integramos. El Pastor de dicha iglesia se llama Santos Perdomo, quien por la gracia de Dios sigue estando al frente de la obra. Con los años de congregarme en la iglesia, llegamos a ser parte de esta preciosa iglesia. Dios me otorgo el privilegio de ser el Anciano de Elim, Virginia, y el Coordinador de Distrito.  

 

El 18 de Julio del 2009, fui llamado a pastorear un grupo de hermanos en otro estado. Eran muy pocos hermanos, un total de 5 familias. Obedeciendo a la palabra de Dios, me mude de Virginia al estado de Georgia a pastorear como fue ordenado. Nuestro primer servicio fue en total de asistencia de 22 personas adultas y niños. Dicho servicio se llevo acabo en la cuidad de Lawrenceville, GA en el sótano de una casa. Con los años la obra se ha multiplicado por la misericordia de Dios. Actualmente la iglesia esta ubicada en la cuidad de Norcross, GA y contamos con mas de 500 miembros. 

 

Isaias  55: 3-9 Misericordia Gratuita para Todos.

 

3 Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

4 He aquí que yo lo di por testigo a los pueblos, por jefe y por maestro a las naciones.

5 He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado.

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.

7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.

9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.